Un recorrido por la tragedia de la discoteca Utopía

«A 18 años de la tragedia de Utopía, recordamos los sucesos del fatídico día que acabó con la joven vida de 29 personas»

Fuente: El Comercio Perú

El 20 de julio de 2002 el centro comercial Jockey Plaza fue escenario de una trágico incendio ocurrido en las instalaciones de la discoteca Utopía. Dicho evento, cobró la vida de 29 jóvenes limeños que solo buscaban un poco de diversión nocturna y terminaron sofocados por las llamas.

Utopía, se inauguró en mayo de 2002. Sin embargo, no tenía los permisos correspondientes a la licencia de funcionamiento. Debido a que aún no contaba con la autorización de Defensa Civil para poder operar con la seguridad del caso.

Contexto

Este centro de diversión nocturna, era de los más cotizados por la juventud limeña de clase media alta. Por este motivo, la administración de la discoteca decide realizar un gran evento para promocionar el nuevo lanzamiento de la fragancia «Zoo», de la marca Hugo Boss. El espectáculo estuvo a cargo de los Hermanos Gasca; y además hubo animales enjaulados como parte de la temática.

El incendio

El increíble espectáculo que habían preparado incluía antorchas de fuego. Por ende, habían varios artículos inflamables alrededor de la cabina de los disk jockeys, principalmente latas de bencina. Fue así que en un descuido, uno de los artistas del espectáculo, prende un alero de la cabina y ocasiona las primeras llamas.

Tras este acontecimiento, el personal de dicho centro comercial decide desconectar toda la energía eléctrica para evitar un corto circuito. Ante esta situación, el lugar quedó en la oscuridad total, mientras las llamas avanzaban. El grito de los animales asustados por las llamas sembró la desesperación en los asistentes de aquella fatídica noche.

En medio del caos, algunos de los muchachos pudieron llamar a los bomberos. Cuando estos llegaron, encontraron varios cuerpos en el suelo asfixiados por los gases tóxicos del material inflamable, chicos que buscaban a sus amigos, gente intentando respirar; entre personal de servicio, artistas y clientes.

Este desdichado evento que enlutó a 29 familias peruanas tuvo un largo y tedioso proceso de juicio, que acabó en 2019 con la absolución de los dueños de Utopía.